CLASIFICACIÓN Y REVELACIÓN DE LOS SALMOS

 
 
Definitivamente que existe un libro llamado Salmos que todos debemos de leer, escudriñar y usar para toda buena y mala ocasión. Ya sea desde el neófito al Maestro todos debemos tener a mano el estudio de los salmos, para orar, para alabar, para adorar, para lamentarse, para interceder, para pedir protección, para pedir perdón, para pedir cobertura, etc. No existen libros más inspiradores y reveladores de la persona de Dios y Cristo Jesús, estos son escritos de alabanza y adoración bíblica y real que esta aprobada delante del Señor, así que aunque deseemos elevar nuestras almas al Señor no podremos alcanzar este tipo de expresión celestial jamás aunque sea poderosa puesto que la palabra del Señor que salio por boca de todos estos profetas y adoradores es como dicen vertical y suprema, es pues la palabra Salmos originaria del hebreo תְּהִילִים, Tehilim, que significan "Alabanzas".
 
Existen muchos escritores de los salmos, es decir no todos son del Rey David aunque si la mayoría son de él, alrededor de 75 le pertenecen.
 
Además a la lista de escritores se añaden:
  • Los hijos de Coré, aproximadamente diez (42, 44-49, 84, 85, 87).
  • Asaf, aproximadamente doce (50, 73-83).
  • Salomón (72, 127).
  • Moisés (90).
  • Hemán (88).
  • Etán (89).
  • Esdras.
  • Alrededor de cuarenta y ocho anónimos.
Aunque muchos ignoran en realidad el Libro de los Salmos son un conjunto de cinco libros de poesía religiosa hebrea que forma parte del Tanaj judío y del Antiguo Testamento cristiano.
 
El libro de salmos se compone, en realidad, de 5 colecciones de cánticos que el antiguo pueblo de Israel empleaba en su adoración. Gran parte de éstos están encabezados por anotaciones referidas al autor, su forma o el contexto en el que se escribieron (los llamados "títulos"). Muchos de ellos emplean un orden alfabético. Las subdivisiones serían las siguientes, separadas cada parte por una doxología:
  • Libro 1: 1-41
  • Libro 2: 42-72
  • Libro 3: 73-89
  • Libro 4: 90-106
  • Libro 5: 107-150
 
Otra de las principales dificultades que aparecen a la hora de interpretar los Salmos proviene de las cualidades de la poesía hebrea que, a su vez, es expresión del ánimo peculiar del pueblo israelita, más intuitivo y sensible que el griego.
 
La poesía hebrea se caracteriza por su concisión y carácter elíptico. Las ideas son fijadas con pocas palabras, dejando implícitas muchas relaciones. Se renuncia a completar los nexos entre las ideas para que las palabras sueltas encuentren en el oyente lo que el poeta no consignó en el texto. Si a eso se añade que por lo general la poesía hebrea es breve, el trabajo exegético se dificulta mucho pues no existe la posibilidad de confrontar el texto en estudio con otros y elaborar por este medio una explicación conjunta que ilumine el detalle.
 
La brevedad y la elipsis de los poemas hebreos eran completados en su época gracias a un contexto histórico y social que compartían el poeta y sus contemporáneos. El desconocimiento de ese contexto esconde actualmente el sentido real del poema y deja paso a toda clase de especulaciones.
 
Quizás usted ha visto que en algunos salmos de algunas biblias aparecen pequeños símbolos ante de leer cada porción, como el caso del salmos 119 y otros como 9, 10, 25, 34, 37, 111, 112, 119, 145. En realidad estos símbolos son las letras hebreas y los salmos están hechos en acróstico, solamente en el hebreo usted puede ver que toda esa frase esta escrita con la misma letra al principio.
 
También existen salmos duplicados (como por ejemplo el 14 que se encuentra en el 54).
 
Así que disfrutemos la magna y sublime enseñanza que encontramos en todos ellos para conocer y profundizar en el corazón de nuestro Señor:
  • Para oración personal o colectiva, la necesidad de expresar liberación de Dios: 3-7, 12, 13, 22, 25-28, 35, 38-40, 42-44, 51, 54-57, 59-61, 63, 64, 69-71, 74, 79, 80, 83, 85, 86, 88, 90, 102, 109, 120, 123, 130, 140-143.
  • Acción de gracias: 8, 18, 19, 29, 30, 32-34, 36, 40, 41, 66, 103-106, 111, 113, 116, 117, 124, 129, 135, 136, 138, 139, 146-148, 150.
  • Declaremos su dominio sobre nosotros: 47, 93, 96-99.
  • Los salmos cuando se asciende a Jerusalén, siendo peregrinos en Tierra Santa: 43, 46, 48, 76, 84, 87, 120-134.
  • Salmos proféticos de nuestro Señor Jesucristo: 2, 18, 20, 21, 45, 72, 89, 101, 110, 132, 144.
  • Solicitemos la sabiduría de Dios para hacer su voluntad: 1, 37, 119.
  • Invocando la justicia de Dios en contra de nuestros enemigos: 7, 35, 4 , 55, 58, 59, 69, 79, 109, 137, 139, 144.
Créditos:Visión de Profetas © 2010-2012

Publicar en Google Plus

Publicado por Roger Casco

Apasionado por la causa de Cristo Jesús, predicador, maestro bíblico autodidacta e investigador cristiano, peregrino de Israel en 2008, escritor del libro Su Nombre ¿Jesús o Yeshúa?-¿Jehová o Yahveh? Vive felizmente en la ciudad de Tegucigalpa junto a su esposa e hijo. Contacto: +504 9820-2424 | email: ministeriosquienesjesucristo@gmail.com
    Comentar por Blogger
    Comentar por Facebook

4 Comentarios :

  1. Hermano Roger, hay un libro que se llama los secretos de los salmso ¿que opina de él?. Espero hay apodido leerlo, sale en español.

    SEñor x

    ResponderEliminar
  2. Sí, he tenido la oportunidad de leer el libro los secretos de los salmos, si recuerdo bien es un pequeñito libro de tapa azul con detalles amarillos.

    El contenido del libro, así como otros similares son literatura utilizada en la brujería y la magia blanca.

    El libro es reprobado por nosotros.

    Los salmos son herramientas para la edificación espiritual entendidos solo por la revelación de Jesucristo.

    Los salmos no deben ser utilizados como objetos de misticismo, esoterismo y manipulación.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, gracias de corazón por aumentar mi Fe. Dios te bendiga. Un fuerte abrazo para el blog

    ResponderEliminar
  4. Gloria Dios por Jesús que podemos contribuirte. Paz y santidad

    ResponderEliminar